#Industria juguetera

La palabra juguete es un tanto heterogénea. Incluye en sí misma a una enorme variedad de productos existen miles de clases de juguetes diferentes que se clasifican en centenares de categorías según los materiales utilizados en su fabricación: plásticos, manera, metal, textil, papel, cartón, etcétera; los mecanismos incorporados en los mismos con movimiento, sin movimiento, eléctricos, a pilas, a resortes; el proceso de producción, inyección de plástico, imprenta, etcétera, que lógicamente influye sobre el producto final y el uso por edades.

El mercado de los juguetes.

La industria juguetera mexicana ha enfrentado muchos retos en las últimas dos o tres décadas, muchas empresas se han quedado en el camino, pero hay otras que prevalecen y gozan de plena vigencia. Así a finales de la década de los 80 había unas 320 empresas jugueteras establecidas en México, de las cuales 95% eran nacionales; actualmente la Asociación Mexicana de la Industria del Juguete (AMIJU) agrupa a sólo 41 compañías, aproximadamente la mitad de las ellas de origen extranjero

La industria del juguete se transformó en todo el mundo, México fue unos de los últimos países en transformarse, los juegos electrónicos han sido los productos de mayor crecimiento, y acaparan más del 30% del mercado. No obstante, estos juguetes crearon un nuevo nicho y parecen convivir con los tradicionales, lo que ha propiciado una expansión de mercado.

“De acuerdo con la industria del juguete en México, el valor del sector ascendió a 2 millones de dólares en 2014, de los cuales el 65% son juguetes importados y el resto productos nacionales”.

La industria del juguete es altamente estacional, se produce que se espera colocar en la temporada fuerte y lo que no se logra vender para el cinco de enero, es pérdida. La entrevistada señala “es un poco como invertir en la bolsa, no sabes con certeza qué producto va a ser la estrella de la temporada. Y nunca eres lo suficientemente asertivo; si un producto se vende, es como una acción que cae, te recriminas por haber invertido; si un producto se agota, es como una acción que sube, te reprochas por no haberle apostado más”. La industria juguetera es de márgenes muy estrechos y de riesgos altos. (INTERFAZMX.COM)

Hoy en día, los niños de todo el mundo nacen con el chip digital, por lo que cada vez son más los que desean tablets de regalo en vez de muñecos, sin embargo, las marcas de moda para aquellos que todavía disfrutan de jugar son principalmente: Avengers, Frozen, Transformers, Hot Wheels, Monster High y Barbie.

Cada año, se realizan importantes ferias que marcan las tendencias de la industria que afectan tanto a marcas como a consumidores, hablamos de la feria de juguetes de Nuremberg Nueva York y a feria internacional de productos de electrónica de consumo (CES).

Tecnología

Lo más sobresaliente fue la aparición de la robótica, más allá de la tecnología que ya conocemos, como los dispositivos móviles, lo que sorprendió fue la llegada de roborts y drones, por ejemplo, la empresa Spin Master expuso un robot con la habilidad de transformarse en distintas apariencias, Wowee anunció su dinosaurio Miposaur, cuya destreza consiste en perseguir al niño. También impresionaron los drones de múltiples muñecos volando por la feria.

Creación

Lo que atrae a la pequeña audiencia es el crowdsourcing, pues a los niños les encanta la idea de crear sus propios juguetes, de modo que sean únicos y personalizados.

Creatividad

Los juguetes que ofrecen la libertad de desarrollar la creatividad, además de ofrecer la independencia de tomar decisiones propias.

Miniaturas

Los juguetes que vienen en pequeños empaques, son una atendencia el día de hoy.

Educativos

La innovación para interactuar con los niños y al mismo tiempo enseñarles distintas asignaturas como: ciencia, tecnología, arte matemáticas, etcétera; es imprescindible en este segmento.

Acuáticos

Para los infantes, el agua supone cierta atracción, ya sea para jugar en ella o simplemente es su temática.

La combinación de estas tendencias, con las reconocidas marcas antes mencionadas provoca el éxito de cada juguete, por supuesto cada uno con su target muy específico.

Los retos de la industria juguetera mexicana.

La industria del juguete en México enfrenta grandes retos: competir en mercados abiertos, el establecimiento de las tecnologías de información u juguetes electrónicos como medios de entretenimiento y cambios en el público meta.

De este modo, los jugueteros se orientan a un mercado más exigente: “Los usos y costumbres de las personas han cambiado por avances tecnológicos, las estructuras de entretenimiento son diferentes, los niños ya o son como antes y la industria del juguete, enfocada hacia ellos, ha cambiado de igual manera. Los niños tienen otra información se divierten de diferente modo a través de nuevos métodos de comunicación; esto cambia se manera de pensar, por lo que se requiere de una red más compleja para que se puedan sorprender y entretener”. Martha Hernández. Directora de nuevos proyectos de juguetes Mi Alegría.

El principal reto al que se enfrenta la industria del juguete en México está en su mercado meta, los niños. Para ganar e incrementar una cuota de mercado, se tienen que hacer juguetes más propositivos, creativos y con trasfondo.

Es importante considerar el impacto los juguetes tienen en los niños y en su formación, un juego de video o electrónico aporta entretenimiento, pero los juguetes, además, pueden dejar una huella formativa, deben contener los elementos básicos del juego y ser atractivos para que interactúen en esta realidad física.

Un juego electrónico funciona por medio de un software que no puedes tocar ni manipular físicamente; estos juegos son entretenidos y actualmente necesarios, pero los niños requieren algo más para formarse.

Así, la industria juguetera mexicana que tiene una vocación clara, cobra hoy plena vigencia; si bien con la apertura comercial los productos extranjeros participan con el 65% del mercado nacional, el valor de lo bien hecho en México está incrementando su cuota de mercado y ganando un lugar, también en el entorno internacional.