#Comercio internacional en México

Para entender el éxito del comercio internacional y la necesidad de recurrir a él como alternativa en los diferentes ámbitos que repercuten a la vida diaria de un país, es pertinente conceptualizar el término:
Globalización.

La globalización es un proceso histórico de integración mundial en los ámbitos político, económico, social, cultural, tecnológico y comercial, que ha permitido una mayor interconexión de las sociedades..

La globalización propicia la vinculación de bienes y productos importados, atrae las inversiones extranjeras, generando un desarrollo tecnológico, que potencia el comercio internacional fomentando relaciones con otros países y enriqueciendo procesos de intercambio cultural.

¿Qué es comercio internacional?

El comercio internacional hace referencia al movimiento que tiene los bienes y servicios a través de los diferentes países y sus mercados. Se realiza utilizando divisas y se encuentra sujeto a regulaciones adicionales que establecen los participantes en el intercambio a la par de sus gobiernos de origen. Al realizar operaciones comerciales internacionales, los países involucrados se benefician mutuamente al posicionar mejor sus productos e ingresar a mercados extranjeros.

Para lograr que los bienes y/o servicios de una empresa puedan ser comercializados en otros países, es necesario someterse a un proceso denominado, exportación. Y bien, como en cualquier negocio, para explorar se requiere de preparación, esfuerzo, dedicación, constancia y aprendizaje. Además, se debe considerar a la exportación como un emprendimiento que requiere compromiso constante ya que los beneficios más importantes del mismo se verán reflejados a través del tiempo en el crecimiento de las ventas internacionales.

En el contexto actual, todos los países están obligados a relacionarse unos con otros; son interdependientes en una economía global en la que ninguna nación puede proclamarse como autosuficiente. En la actualidad, los hechos que se suscitan en una parte del mundo afectan al resto, pues tiene una repercusión global en las economías de diferentes países. Dada esta razón poco a poco se han ido conformando diversos bloques económicos y suscripciones a traslados de libre comercio

La economía de diversidad naciones crece de forma interdependientes, generando nuevos retos y mayores oportunidades de progreso pero a su vez demandan una mayor preparación y conocimiento por parte del capital humano.

¿Qué se necesita para exportar?

En una economía cerrada, el consumidor no tiene posibilidades de elección en materia de precio y calidad. En contraste, las múltiples opciones que brindan el ser partícipe de una economía y mercado abierto, así como la competencia que propicia, favorece al consumidor final, brindándole un mayor número de satisfactores de diversa índole, los cuales pueden ajustarse sus necesidades y presupuesto.

Los proyectos de exportación deben ser considerados parte importante de los programas de crecimiento de la empresa y a su vez considerados como una variable de peso en la misma.

Los cambios constantes, son necesidades inminentes, que debe ser tomada en cuenta pues de lo contrario, se corre el riesgo de perder la oportunidad del éxito y de salir un mercado de mayor potencial. Debido a ellos es pertinente y 100% recomendable platear y asumir cada cambio adecuadamente. En los países en los que se ha llevado a cabo la apertura comercial, los empresarios se han enfrentado a una mayor competencia, tanto en el exterior como en su mercado base. Por tal motivo es de suma importancia que las empresas se den cuenta que las reglas han cambiado como resultado de los incrementos en la capacidad de segmentación del consumidor. El cliente siempre debe ser la prioridad de la empresa, sin importar si su giro es nacional o internacional.


Formalizar

El primer paso para exportar es tener una empresa que está constituida legalmente según las leyes fiscales y comerciales del país, en México cualquier persona moral o persona física con actividad empresarial puede convertirse en exportadora, sin importar el tamaño de su organización y sólo su nivel de competitividad.


Poner a punto la empresa

Una empresa que es “competitiva” debe contar con recursos humanos, financieros y materiales de capacidad técnica y productiva para poder hacer frente a su competencia y lograr desarrollar sus actividades con el objetivo de convertirse y posicionarse como una empresa 100% capacitada para la exportación.


Realizar un plan de exportación

El objetivo del plan de exportación es dar respuestas a los principales cuestionamientos que platean al momento de su elaboración e implementación en la estrategia comercial internacional:
¿Cómo seleccionar y segmentar los mercados de mayor potencial y accesibilidad en su productor?
¿Cuál es el canal de comercialización más adecuado?
¿Qué acciones deberían llevarse a cabo dentro de las políticas de marketing?
¿Cuáles son los recursos necesarios para cumplir con los objetivos de ventas y rentabilidad que se establece?

Un plan de exportación debe estructurarse en etapas claramente definidas, las cuales deberán tener un orden secuencial de operaciones establecidas en torno al comercio internacional, analizando cada uno de los aspectos clave de la estrategia de la empresa en relación a los mercados internacionales.

En definitiva, la planificación es esencial para cualquier tipo de actividad empresarial. Antes de aventurarse en mercados internacionales las empresas tienen que realizar un Plan de Exportación y Negocios que este bien definidos y sustentado, ya dicho documentos serán útiles para fijar los objetivos, asignar recursos y determinar los destinos (países) se representan un mayor potencial para sus productos, así como la forma de llegar a sus clientes y brindarles ofertas acordes a sus necesidades y requerimientos.