#El marketing y el estilo vintage

El amor por tener objetos antiguos no es algo nuevo. En la antigüedad, por ejemplo, era bien visto tener un fósil en el hogar como artículo decorativo. Con el paso del tiempo, ese tipo de hábitos crearon una industria que hoy en día continúa creciendo a gran escala, al punto de incorporar palabras como estilo vintage al ámbito empresarial.

No se sabe con exactitud por qué las cosas antiguas atraen a los consumidores; sin embargo, las empresas han explotado el marketing de nostalgia a través de la difusión de productos y servicios con este estilo, como lo son las bodas, las fotografías y el diseño de interiores. Inclusive, en ocasiones se ha llegado a la confusión de asumir el estilo retro como sinónimo de vintage.

El estilo original lo tiene aquellos objetos que existieron en épocas antiguas y que, a la fecha, continúan en existencia. Todo lo demás, generalmente, suelen ser imitaciones que las personas adquieren, consecuencia del marketing de nostalgia.

Hoy en día, no es raro encontrar un sinfín de personas que tienen al menos un producto vintage en el hogar. Probablemente, en unos años el estilo de la sociedad retroceda unos años en el tiempo. “El amor por lo retro, por las cosas de décadas o siglos anteriores, no es algo nuevo”.