Miguel Ángel Rodríguez, empresario de la industria textil, creador de ¡Ay Gúey!

Este mes te presentamos a el empresario Miguel Ángel Rodríguez, un hombre que tras darse cuenta de lo poco que había en el mercado textil para resaltar la cultura mexicana, decidió crear su propia marca: ¡Ay Güey!. Este concepto de promover la identidad mexicana es lo que soporta a la empresa.
Comenzó como todo, con una idea. En un viaje a Cancún, Miguel se dio cuenta de lo mucho que faltaba ese reconocimiento de nuestra cultura en el sector comercial de México. Decidió vender su casa e invertir en entrar a la industria de la moda pero desde una perspectiva diferente, un lugar en donde se encontraran prendas de calidad y accesorios, pero que estos no fueran marcas importadas ni diseños imitando la moda extranjera, sino que dieran un espacio para resaltar las cualidades positivas de la vasta cultura mexicana. En el 2007 y desde su primer día de apertura, aún con la falta de publicidad, redes sociales o canal disfunción alguno. La tienda logró captar la atención del mercado. Y es que para Ángel “si una tienda bien montada no se vendí, es que definitivamente iba a ser un fracaso”. Con un crecimiento del 100% anual, las oportunidades no tardaron en aparecer. Las ventas resultaron favorablemente para la creación de más sucursales que pronto se convirtieron en franquicias, estas llamaron la atención de accionistas de Femsa quienes tras invertir 50 millones de pesos, lograron la expansión alrededor de diversos estados de la república. Actualmente ¡Ay Güey! Tiene 40 sucursales en más de 13 estados del país con un portal de ventas online que se expande en el extranjero y del mismo modo ha logrado la apertura de una sucursal en Los Ángeles, EE.UU. Su compromiso de calidad sigue siendo el mismo. La ropa que crea ¡Ay Güey! Ofrece un estilo casual, urbano, pero sobre todo artesanal, sus diseños se basan en el arte prehispánico, colonial y contemporáneo.

Se utilizan íconos y formas básicos en nuestra cultura como: calaveras, alebrijes, flores típicas, personajes históricos, etcétera, siempre con una paleta de colores alusivos al folclor mexicano. Al ver cualquier producto de esta marca es imposible no pensarlo como hecho en México. Su equipo de trabajo es una mezcla de: diseñadores, artistas gráficos, contadores, mercadólogos, politólogos, estampadores, costureras, etcétera, que trabajan en conjunto cada uno con una labor que impacta a él todo.

Con apoyo de estudios de neuromarketing los diseños y materiales de la empresa se centran en el tacto, la durabilidad y el diseño. Las telas que utilizan son suaves pero para su elaboración se manejan de 12 a 14 puntadas por pulgada lo mismo que para hacer una camisa, esto significa que a pesar de la sensación suave y liviana es una prenda reforzada con un menor desgaste al paso del tiempo. Para finalizar no queda más que felicitar a empresarios como Miguel Ángel Rodríguez por atreverse transformar el concepto de moda en México desde sus raíces.